Ford v Ferrari


Nominada en cuatro categorías del Oscar, incluyendo Mejor Película, Ford vs. Ferrari de James Mangold, cuenta la historia real de la rivalidad entre estas dos grandes automotrices..



El término “Underdog” (que nació en 1960 gracias a una caricatura) se ha vuelto popular recientemente para referirnos a la persona que lleva las de perder en una apuesta, al que se le ve como perdedor, o aquel al que nadie le tiene confianza. Se han hecho muchas películas acerca de underdogs a lo largo de la historia, y normalmente son redituables, porque nos gustan esas historias en las que la gente común (con la que nos podemos identificar subconscientemente), sin ninguna habilidad extraordinaria o súper poder, alcanzan sueños a pesar de la falta de apoyo.



Podemos ver a un referente de este tema en la película protagonizada por un hombre común que, al hacer mancuerna con su reconocido amigo, se vuelven el rey de las pistas. Estamos hablando de Ford vs. Ferrari (distribuida en México como Contra lo Imposible), dirigida por James Mangold (Walk the line, Logan), y basada en el libro Go like hell: Ford, Ferrari and Their Battle for Speed and Glory at Le Mans, escrito por A. J. Baimes. Es la historia real de cómo Henry Ford II (interpretado por Tracy Letts) decidió que, para que su compañía fuera más deseable ante los ojos de los compradores, Ford debía entrar al mundo de las carreras. Para vencer a Ferrari (como una forma de venganza además de la buscada mercadotecnia), deciden contratar a Carroll Shelby (Matt Damon), exconductor de carreras que había sido el único americano en ganar la carrera de Le Mans de la mano de Aston Martin. Le piden a Shelby que construya un auto de carreras (Ford no contaba con uno) que pueda competirle a la famosa marca italiana, y es donde él decide que no puede entrar al proyecto sin su amigo, el testarudo y gruñón Ken Miles (Christian Bale), un mecánico con excelente visión y estupendo trabajo, que además es increíble conductor de carreras. Buscando el mismo objetivo, estos amigos se enfrentarán al choque de sus personalidades, a los obstáculos que la compañía les pone, y a sus propios fantasmas.



Ford v Ferrari podría parecer, vista por encima, una película acerca de competencias y de que ganar trofeos es el único objetivo, pero es una agradable sorpresa ver que Mangold nos ofrece más que eso: Ken Miles es fabulosamente interpretado por Christian Bale, que de nuevo se apropia del personaje, y por medio de gestos y un muy marcado acento brilla durante toda la película. Nos hace enamorarnos del “underdog”, a pesar de que todo el tiempo nos muestra a un protagonista obstinado, peleonero y complicado. Matt Damon también nos da una gran actuación, nos enojamos con Shelby por momentos pero tenemos bien claro de qué van sus problemas y su personalidad. Esta pareja se complementa muy bien con un adorable Noah Jupe, que encanta al público como el hijo de Miles, y con Caitriona Balfe, que en su papel de esposa que apoya a Ken y se hace cargo de casa, nunca se ve minimizada o sumisa, demuestra siempre un carácter fuerte y decidido y eso es muy valioso en un personaje como el suyo. La cinematografía de Phedon Papamichael le da un buen fondo a dos hombres que, más allá de su trabajo, valoran su amistad y ven lo mejor del otro, por lo que la confianza que se tienen acaba siendo un pilar que aguanta todo: los enemigos, las batallas y las carreras memorables.



#FordvFerrari #JamesMangold #ChristianBale #MattDamon #ContraLoImposible #Pelicula #Film #Movie #Reseña #Review #Recomendacion #Opinion #Critica #AleVega #Intencine