HIGH LIFE

Un grupo de delincuentes tienen oportunidad de redimirse con el fin de ayudar a la ciencia en una aventura en el espacio. Una historia cuyos giros, matices y mensajes nos llenan el ojo y la percepción por completo: la paternidad, segundas oportunidades, una comunidad controlada en medio del vacío y la supervivencia.

Todo empieza con dos personajes en una aventura en el espacio, premisa que ya conocemos: Alguien está en una misión que por alguna razón no está saliendo bien, entonces busca cómo afrontar esas adversidades y salir de las mismas. Vemos en la primera escena a Monte, un joven cansado y harto, en una tarea que no le está resultando sencilla, cuando de pronto el grito de un bebé lo asusta y esta se le complica aún más. Así conocemos a Willow, la compañera de Monte en este viaje, aunque en este punto no podemos imaginar lo mucho que estos dos han tenido que pasar para estar ahí ni qué les depara la inmensidad del universo.

High Life es la más reciente película de la aclamada directora y guionista francesa Claire Denis, que, teniendo como protagonista al cada vez más interesante Robert Pattinson (a quien uno creería que eligió por las películas independientes que le han sido tan aplaudidas, pero que en realidad lo escogió después de verlo en la saga de Crepúsculo), nos cuenta la historia un grupo de delincuentes a los que se les da la oportunidad de redimirse con el fin de ayudar a la ciencia. Van en este viaje espacial liderado por la muy sensual y misteriosa Dibs (interpretada por la magnífica Juliette Binoche), quien se encarga de organizar las pruebas y mantener el orden entre ellos. Y, como en todo grupo, hay también algunos rebeldes, como en este caso vemos a Boyse (Mia Goth), quien se rehúsa a participar, creando un caos en esta sociedad medianamente llevadera.


Así es como la directora nos entrega una historia cuyos giros, matices y mensajes nos llenan el ojo y la percepción por completo: Cómo sobrelleva cada persona la paternidad; qué estamos dispuestos a hacer y dar a cambio de segundas oportunidades (y los riesgos que ellas conllevan); cuál sería nuestro comportamiento en una comunidad controlada, y qué es lo que nosotros entendemos por supervivencia.

Un entorno de colores apagados en una nave que de pronto no lo parece tanto nos genera una sensación de aprisionamiento, pero hay también espacios de vida (representados bellamente en fluidos y áreas verdes) que nos devuelven la esperanza y nos dicen que no todo está perdido, aunque la negrura del infinito quiera convencernos de lo contrario.



#HighLife #ClaireDenis #RobertPattinson #JulietteBinoche #Pelicula #Film #Movie #Resena #Review #Opinion #Critica